Los árboles frutales y parras son sorprendentemente fáciles de cultivar en un jardín, y producen hermosas flores en la primavera y una fruta deliciosa por muchos años. Los árboles de manzanas, melocotones y peras crecen muy bien en una gran variedad de climas y las parras las debemos de colocar en un terreno donde les de mucho el sol.

arboles frutales, campojardín, arteflorarlcampojardín, mora

Árboles frutales.

Si seguimos estos pequeños consejos podremos consumir un producto ecológico y la increíble satisfacción de haberlo conseguido uno mismo.

  • Con la bajada de las temperaturas y la caída de las hojas nos marcan el momento perfecto para plantar y transplantar los árboles.
  •  Aunque pueden vivir en una maceta, es recomendable darles mayor espacio. Un espacio que puede ser tanto una maceta de mayores dimensiones como plantarlo directamente al suelo en el lugar que elijamos.

 

CUANDO HACERLO

Ellos mismos nos dirán cuándo es el momento de trasplantarlos ese momento no es otro que cuando veamos que han tirado todas las hojas. Podemos trasplantarlos sin que sufran ningún daño.

 

árboles frutales, campojardín, arteflorarlcampojardin, mora

Árboles frutales

CÓMO TRASPLANTAR

La plantación de un árbol no entraña mucha dificultad.

Lo primero y más importante es tener el terreno listo, para ello lo dejaremos libre de malas hierbas y restos de hojas y muy importante, pasaremos un rastrillo o cualquier herramienta para eliminar posibles piedras.

La tierra donde se cavará el hoyo deberá estar húmeda, aunque no en exceso. Si está reseca, anegada o helada es mejor postergar la operación. Las malas hierbas deben eliminarse antes de cavar el hoyo.

 

 

Para que pueda crecer y enraizar correctamente, lo recomendable es hacer un hueco en la nueva tierra que sea de entre 10 y 15 centímetros mayor que el diámetro del cepellón. De esta manera, las raíces trasplantadas tendrán espacio para crecer con tierra suelta sin que ésta presente demasiada dificultad.

Si la tierra del jardín no fuera de buena calidad, deberás mezclarla con mantillo o estiércol bien descompuesto (no más de un 5%),

Y tú ¿te animas a ampliar tu propia Naturaleza incorporándolos para que, en primavera, crezcan?

Pues si es así te esperamos encantados